Básculas industriales en nuestro entorno de Trabajo

Básculas industriales en nuestro entorno de Trabajo

Cuando se habla de básculas comerciales, la mayoría de la gente piensa en plataformas de grandes dimensiones, capaces de pesar miles de kilos. Y en cierto sentido es verdad, pues las empresas se valen de estas herramientas desde hace tiempo para controlar lo que entra y lo que sale de sus almacenes, en especial las que se dedican a la fabricación, elaboración o transporte de cualquier tipo de producto. Pero también hay básculas industriales que pesan menos de un gramo, y no por ello dejan de tener un uso comercial. Se utilizan en farmacia, joyería y otros negocios en los que hace falta un pesaje de extrema precisión.

Uso de básculas industriales

 

Para que todo funcione de manera adecuada, es importante tener en cuenta algunos detalles acera de la elección y el uso de estas básculas. Algunos talleres de reparacion de balanzas han podido comprobar que muchas averías se deben a un uso inadecuado de estas. Por ejemplo, si se trata de una báscula de gran tonelaje, la superficie sobre la que se coloca el peso debe estar bien calibrada para evitar que los sensores se vean sometidos a un desequilibrio. Y si esta se va a trasladar, lo mejor es asegurar todos los elementos móviles para evitar que haya algún incidente, y una vez colocada la bascula en su nuevo emplazamiento, hacer una revisión para comprobar que no se ha desajustado.

 

En caso de que por alguna razón la báscula no pese del modo correcto, tanto si se trata de una balanza de gran peso como si es una pequeña balanza de precisión, lo ideal es recurrir a un servicio tecnico que ofrezca garantías. A menudo es posible contactar con la propia fábrica de básculas para que realice las tareas de reparación y mantenimiento, pero en caso de que no lo sea, es importante asegurarse de que los profesionales que se encargan de ello cuentan con la experiencia y los medios necesarios para que las medidas sean las correctas.

Deja un comentario